Cuando actuamos, existe una fuerza de energía que vuelve a nosotros en igual cantidad. Al igual que lo que sembramos recogemos.

 

Cuando hacemos cosas para que los demás se sientan felices y las  hacemos desinteresadamente, nuestro karma nos devuelve éxito y felicidad, toda acción libera una fuerza de energía que vuelve a nosotros en la misma cantidad e intensidad. En nuestra vida, tenemos varias posibilidades de decisión, unas las pensamos y otras las tomamos a la ligera sin darnos cuenta que eso puede repercutir en nuestra vida sin darnos cuenta,  para que la “casualidad” Forme parte de nuestra vida, tenemos que ser conscientes de nuestras decisiones.
Antes de tomar cualquier decisión puedes preguntarte:
¿Cuáles son las consecuencias de ésta decisión que estoy tomando?  Nuestro corazón tendrá la respuesta seguro.

¿Aporta ésta decisión, felicidad tanto a ti como a los que te rodean? Si piensas que sí, adelante la decisión es la correcta.

 

¿Qué siente tu cuerpo al tomar esa decisión? Si sientes sensación de bienestar es la correcta, si tu cuerpo se siente mal no será la decisión adecuada; notarás incomodidad normalmente en el chakra 3º (plexo solar) y el 4º chakra (corazón).
Si prestamos más atención a las decisiones conscientemente, acertaremos más en el camino hacia el bienestar y la felicidad.